El Maravilloso mundo de los peces (1ª parte)

No es fácil ser una persona a la que los hobbies le crecen como setas en otoño.

Debido a ello, Angie y yo tenemos alguna diferencia; en octubre del 2006 se me ocurrió la feliz idea de comprar un pez, logicamente, dije: “mira lo que te he comprado, cariño…” je je, evidentemente era un regalo sacado de la manga. Desde ese dia mi hobbie por los peces ha ido creciendo, el primer pez, Zizou,

era un habitante mas de la casa, en su copa de coñac tamaño 5L, su plantita, y sus piedrecitas naranjas, fijaros como caló en nuestra familia que hasta Angie jugaba con la pelota de playa delante del acuario para que el pez la siguiese…, y la seguía, doy fé. Este pez fué unico, despues de haber resistido una explosion de pecera (literal) el muy espabilao estaba debajo de la tele, vivito y coleando 10 minutos después de buscarle por todo el salón. Yo creo que ni se inmutó.

Despues de este trago, pensé, el mundo de los peces tiene que ser interesante y la idea de mi primer acuario de 20l se presentó de repente en un viaje a Barruelo (la casita de Mayte y Javi), vi el acuario perfecto, era hexagonal, lo suficientemente pequeño para que Angie no me lo tirase a la cabeza y lo suficiemente grande como para darle amiguitos a Zizou, y así fué, en principio de año del 2007 conseguí mi pequeño acuario hexagonal de 20l.

Los primeros habitantes eran bonitos…, pero bastante cabrones. En cuestión de horas atacaron al pobre Zizoú hasta que entró en depresión, no nadaba, no comía, no hacía nada, mi poca experiencia en peces me llevó a pensar, ¡sacalo de ahi, insensato! y claro, lo saqué, pero…. 4 dias después Zizou, abandono la competicion oficial y se decicó al futbol en el cielo de los peces…

Seguiremos…